Hoy en Alcoy es día 20 de enero de 2018
Volver a la Principal
Darse de alta<<
Foros de opinión
¿Quiéres colaborar?
Usuario:
Clave:

¿Estaría dispuesto a pagar los gastos de envio por recibir una copia del libro con la vida de Casimiro Barello, gratis?

Si

  
No




Viaje a Cavagnolo.Ciudad natal de Casimiro Barello 24 febrero, 2001
   La familia de Jacinto Ferri fué durante el més de agosto a Cavagnolo, aquí nos cuenta su viaje.

                      
       Siendo devoto de Casimiro Barello, ya que soy nacido en Alcoi donde por desgracia el camino de buena fe de Casimiro terminó, decidí emprender un viaje junto a mi familia para visitar la ciudad natal de este hombre tan digno de admiración para mi. Aquí es donde comienza mi relato:
      Un día caluroso de agosto emprendimos nuestro viaje hacia Italia, donde tuvimos estancia en la casa central de “Maria Auxiliatrice”. A la tarde siguiente emprendimos nuestro viaje hacia Cavagnolo, un viaje dificultoso ya que al estar en un país nuevo buscando un pueblo tan pequeño la búsqueda no era fácil, yo ansioso por llegar al destino cada vez que veía un pueblo en lo alto de una montaña creía haber llegado (por lo que havia observado en las fotos del pueblo), cuando ya creía que la búsqueda se iba a terminar apareció el tan esperado cartel que indicaba el nombre de CAVAGNOLO.
       Por fin en el pueblo encontramos en lo alto de toda la montaña una iglesia muy antigua la cual estaba cerrada pero con la suerte que encontramos a un hombre que tenia las llaves de la iglesia y muy amablemente, después de explicarle que veníamos de muy lejos para ver donde nació Casimiro Barello, nos abrió para que la viéramos por dentro. Entramos en una iglesia sencillísima y muy hermosa, al fondo había una imagen del tan venerado Casimiro donde ponía “Cavagnolo 1857- Alcoi 1884 “. Después de observar con detalle toda la iglesia y aquel paraje de alrededor tan esplendoroso llego la hora de marchar, tras darle la dirección a aquel hombre ten simpático, para que se la diera a la maestra del pueblo, que al parecer por lo que nos dijo también era fiel devota de Casimiro.
       Así acabo nuestro viaje con una ilusión cumplida, ahora solo me queda esperar que Casimiro Barello Morello, el cual dedico toda su vida al prójimo por allí donde pasaba, le sea reconocido su camino y sea nombrado Santo, cuando ese momento llegue mi gran sueño estará realizado.